miércoles, 22 de junio de 2016

El horror de levantarse esta mañana

No pude pegar ojo en toda la noche, quizás porque en el sueño uno no distingue entre que es real y no. Y mi realidad es una tortura presente.

No paro de pensar,  mi cabeza es como una locomotora que anda a mil e investiga todo lo que sucedió, y trata de buscar planos imaginarios de una máquina en el tiempo que me permita volver el tiempo atrás y hacer algunas cosas diferentes.

Yo pensaba que el amor también era soportando todo del otro... No se, pensaba que eso estaba bien.

Necesito que este agujero en el pecho se vaya . Que vuelvan las ganas de comer y de respirar
Y que no me despierte con los ojos hinchados suplicando volver al sueño... donde todo seguía bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El ahorcado