domingo, 20 de noviembre de 2011

Mi version del domingo a la noche (no busques la version melancolica remixada popularmente)


No hay como mis noches de domingo, en donde particularmente me dedico a boludear por la computadora, investigando otros mundos en la web (oh preciada internet, admito que sin ti no se que seria), escuchando música con un mate cocido (sisi, modesto style), o hablando con gente por Facebook , en fin, me meto en mi mundillo virtual y todo lo demás no tiene sentido… pero por sobre todo, los domingos a la noche/madrugada tienen esa particularidad de crear la esperanza de un recomenzamiento, del borron y cuenta nueva.. el lunes que se aproxima, toda una semana nueva se aproxima si lo pensamos mejor, antes que decir que estamos siempre retornando a un lunes, martes, miércoles, jueves , viernes, sábado y domingo, y luego lunes…. Es como la sensación melancolica del domingo a la tardecita de la que muchos filosofos han hablado y divulgado, pero en lo que me concierne, me da cabida a imaginarme como la oportunidad de dar muerte a una parte de mi y el lunes ser otra, o intentar serlo… y ahí entra todo un mix infinito de posibilidades, fantasias de ser tal o cual persona, de hacer ciertas acciones, de sentir determinadas cosas, de permitirme aun mas vivir, que a veces tanto nos cuesta porque claro, dependientes de lo que eramos y de lo que vamos a ser (mas de lo ultimo, escapistas del presente) nos mantenemos esclavos de tiempos que nada tienen que ver con el presente… pero bueno,yo viajo y aunquesea me permito fantasear con vidas paralelas y bueno, después me doy cuenta de que mi semana no fue ni a palos como uno la deseaba jajaja pero al menos me doy cabida a seguir intentándolo..

Una de las pocas cosas que me permito no autocriticar: mi capacidad de querer hacer de todo en la vida. Y serlo todo, y decirlo todo, y hay días en donde me da pánico vivir, lo admito, porque no es joda querer serlo todo jajaja.

Saludos a la multitud, Lucille C. (me gusta mucho mi pseudonombre, muy Hollywood star jaja)

(Foto: "Two faces of Miroslava" de Jan Saudek, 1974)

El ahorcado