viernes, 24 de marzo de 2017

CONFUSION (16 de marzo)

Hace dos dias que volvi de la expedicion asiatica, y no puedo sentirme mas fuera de lugar que nunca. En el avión de vuelta, medio que no queria volver, no porque no extrañe mi cama, las milanesas y el asado, sino porque sabia que este año se me venia la pesada, esta vez for real. Todos los años digo lo mismo igual, pero en este 2017 todo apuntaba a que iba a ser una version un poco mas alegre del 2016 pero con los mismos obstaculos.

Y de hecho, llegue y me desayuné que mi abuela habia fallecido hace una semana. Yo ya lo presentía, de hecho le mandé mensaje a  mi hermano preguntándole porque ese dia me habia levantado pensando en ella y en que habia llegado a su final. Me lo negó, obviamente quien me iba a decir que en realidad la habian enterrado cuando yo estaba en pleno plenisimo viaje en la tundra paradisiaca. 

Yo ya sabia que no me iba a esperar, la ultima vez que la vi , que estaba dormida por los fármacos, la despedí y le dije que porfavor que me espere. Pero Amalia siempre hizo lo que quiso en su vida, y esta no era la excepción. 

Ahora si, confirmado, a los 25 años me quede sin abuelos. 

Primero aquel abuelo que conocí hasta los 2 años, luego aquella abuela que era la mas dulce, y sobreviviente a un accidente de auto que la hubiera dejado postrada, pero que también te rompía un poco las pelotas, luego el abuelo que nunca estuvo presente, Y ahora, se fué aquella que me dio todas las contradicciones en vida, la que me  hizo odiarla y amarla al mismo tiempo, la que me hizo llorar muchas veces de lo mala que era pero después llegabas a tu casa y te cocinaba alto pollo con fritas. La borracha, adicta a las pastillas, al pucho  y a las malas palabras. Una fuerza vital que, con 80 años de malas desiciones son sabor a tabaco y a alplax, le dijo basta. Un karma que no le terminó saliendo mal.

Todavia no caigo igual, es muy loco saber que la puteada del dia no va a estar presente. 

En fin, la confusion sigue, 

El ahorcado