martes, 2 de agosto de 2016

Melatol y el fino arte de (tratar de) dormir

Tomo Melatol hace masomenos tres meses porque no podía dormir de la cabeza que me andaba a mil por hora. Pasé de necesitarlo una banda, a usarlo unas tres veces por semana , y hoy en día me mando uno cuando veo que se viene una noche de insomnio y de pensamientos innecesarios. Anoche me manduqué uno, para dormirme temprano más que para dormirme al fin, y me dí cuenta de que me está pegando mal porque sucedió lo mismo que las anteriores cuatro veces: sueño con él, y es un sueño de los que hablaba Freud de los típicos "cumplimientos de deseo" (que encierran demasiasas cosas encima, nono, el barba no te las hacia tan facil) .

 Not nice at all, posta que ese fuckin Melatol tiene algún componente que hace soñar cosas que no se tienen que soñar. Asique tendré que recurrir al alcohol, al opio y a los pecados capitales.

Ahora bien, hablando de cosas que necesitamos para dormir, debo decir que la televisión ayuda mucho. Más que nada películas raras a la medianoche, de esas en donde no hay discurso y pasan cosas metafísicas que la cabeza que anda a mil por hora ya no entiende nada, entonces creo que recurriré también a eso gracias al San Netflix.

O me podría convertir en un hacker asi enfermito del bocho como el pendejito de Mr Robot, y abusar de sustancias que me hagan poner el cerebro al doble de kilometraje, y ya fue lets get lost.

Demasiadas opciones




No hay comentarios:

Publicar un comentario

El ahorcado